jueves, 2 de marzo de 2017

Usa el arma más poderosa Efesios 6:18

Usa el arma más poderosa

Efe 6:18 orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos
Quizá quieres contarle las buenas nuevas de Jesús a un amigo que no es creyente. Y crees que eso empieza con explicar todo lo que tiene que ver con la muerte de Jesús en la cruz y su resurrección. ¡Un momento, da marcha atrás! Hay un paso que dar antes que eso.
Hablar a otros de Jesús realmente comienza con oración.
Orar no significa que le hablamos a Dios mascullando, usando palabras grandiosas que no entendemos. Orar es hablar con Dios en un lenguaje sencillo acerca de nuestros pensamientos, sentimientos y preocupaciones cotidianos. Y podemos estar absolutamente seguros de que Dios nos oye cuando oramos. Tal es así, que Dios espera ansiosamente que nos acerquemos a él en oración. Somos sus hijos, y él valora cada minuto que pasamos en su compañía.
Dios realmente quiere escuchar nuestra oración por nuestros amigos no creyentes. ¿Por qué? Por dos
grandes razones:
1. La oración nos acerca a Dios. La oración desconecta nuestra mente de la música, los sitios de Internet, la televisión y los juegos de vídeo; y nos conecta con Dios. En lugar de ser Dios un extraño que apenas conocemos, es un amigo cercano. Cada vez estamos más y más seguros de que nos ama.

Cuando hemos logrado una relación cercana con Dios, entonces podemos empezar a hablar de nuestros amigos. A medida que nos aferramos a Dios en oración, nos apropiamos de su amor por el mundo de los no creyentes que él quiere alcanzar por nuestro intermedio. Y además, una relación estrecha con Dios es algo que no podemos comunicarles a nuestros amigos a menos que nosotros mismos la tengamos.

2. La oración es el arma más poderosa en una guerra espiritual. Cuando oramos, ¡Dios obra! Nuestras oraciones a favor de nuestros amigos no cristianos aplastan a Satanás. Dios prepara a nuestros amigos para recibir nuestro mensaje. Y nos da la fuerza para hablar de él.

Dios está decidido a hacer cosas asombrosas en tu escuela y tu vecindario. Cuando oras, te conectas con Dios y sintonizas lo que él tiene la intención de lograr.

¿Te das cuenta por qué Dios quiere pasar el tiempo contigo en oración? ¿Estás aprovechando esta arma poderosa? ¿Estás aprovechando al máximo el anhelo de Dios de estar cerca de ti?



Por Josh McDowell



No hay comentarios:

Publicar un comentario

hola..deja tu comentario aquí.....¡¡¡¡

Entrada destacada

Donald Trump visita La Iglesia Negra en EE.UU

Donald Trump visita La Iglesia Negra en EE.UU