miércoles, 16 de noviembre de 2016

Salmo 50:15 "E invócame en el día de la angustia; te libraré, y tú me honrarás."

Te libraré

   

  ¡En verdad esto es una promesa!
  Aquí encontramos una ocasión urgente: "el día de la angustia". En un día así, está oscuro incluso al mediodía, y cada hora parece más negra que la que le precedió. Para esas ocasiones es oportuna esta promesa: está escrita para un día nublado.
  Aquí hay un consejo condescendiente, "invócame". No deberíamos necesitar esta exhortación: debería ser nuestro hábito constante durante todo el día y cada día. ¡Qué misericordia es tener libertad para invocar a Dios! ¡Qué sabiduría es hacer buen uso de ella! ¡Qué insensato es acudir a los hombres! El Señor nos invita a poner nuestro caso delante de Él, y ciertamente no dudará en librarnos

Ha echado fuera a tus enemigos_ Sofonías 3:15

Sofonías 3:15 "Ha echado fuera tus enemigos." 

  ¡Qué expulsión fue esa! Satanás ha perdido su trono en nuestra naturaleza igual que perdió su asiento en el cielo. Nuestro Señor Jesús ha destruido el poder de reinar del enemigo sobre nosotros. Es posible que el enemigo pueda preocuparnos, pero no puede reclamarnos como suyos. Sus cadenas no atan más a nuestros espíritus: el Hijo nos ha hecho libres, y, en verdad, somos libres.

Entrada destacada

Donald Trump visita La Iglesia Negra en EE.UU

Donald Trump visita La Iglesia Negra en EE.UU