sábado, 16 de mayo de 2015

El Amar a Nuestros Enemigo




Mateo 5:44 "Pero yo os digo (Jesucristo hablando): Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen;.."
Una de las muchas enseñanzas que nos dejó nuestro Señor Jesucristo es el amar a nuestros enemigos y bendecir a los que nos maldicen, pero ¿cómo y porqué hacer esto? si es casi imposible no solo el perdonar a los que nos ofenden y no hacen un daño, sino más aun amarlos.

Jesucristo, para poder aclarar del por qué hay que hacer esto, usó una comparación entre las personas que no tienen a Dios en su corazón y las que sí lo tienen, comentando que si la mayoría de la gente por su educación y enseñanzas que se les da en la mayoría de sus hogares, saludamos a nuestros amigos y conocidos, y amamos a nuestra familia ("que es la que nos ama también"); ¿Qué recompensa tendríamos de hacer esto? la mayoría de la gente hace esto.



Mateo 5. v.45...para que seáis hijos de vuestro Padre (Dios) que está en los cielos, que hace salir su sol sobre los malos y buenos, y que hace llover sobre justos e injustos.

V.48 Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto.



Si realmente queremos ser diferentes (=santos) de la mayoría de la gente, hay que demostrar que nuestro comportamiento no es conforme al hombre natural (que no cree en Jesucristo), sino como un verdadero hijo de Dios (cristiano), en el cual no puede caber ni un solo sentimiento de amargura, envidia y enojo, hay que recordar que uno de los poderes más grande que nos dio Jesucristo es el perdón, el perdón lleva a misericordia y la misericordia triunfa sobre el juicio (Romanos 2:13).



Hay que recordar que nosotros nunca debemos de pagar el mal por el mal, sino que solo podemos tener la victoria de Dios venciendo al mal con el bien, nunca se aparte de su mente que al momento que nosotros tomamos represalias o venganza contra los que nos hacen daño, hacemos a un lado a Dios para que Él actué en nuestra venganza.



Proverbios 25:21-22

"Si el que te aborrece tuviera hambre, dale de comer pan, y si tuviera sed, dale de beber agua; Porque ascuas (leña) amontonarás sobre su cabeza, y Jehová te lo pagará."



Romanos 12:19-21

"No os venguéis vosotros mismos, amados míos, sino dejad lugar a la ira de Dios; porque escrito está: Mía es la venganza, yo pagaré, dice el Señor. Así que, si tu enemigo tuviere hambre, dale de comer; si tuviere sed, dale de beber; pues haciendo esto, ascuas de fuego amontonarás sobre su cabeza. No seas vencido de lo malo, sino vence con el bien el mal."



Por Jorge

A. Fuentes




No hay comentarios:

Publicar un comentario

hola..deja tu comentario aquí.....¡¡¡¡

Entrada destacada

Donald Trump visita La Iglesia Negra en EE.UU

Donald Trump visita La Iglesia Negra en EE.UU